Aprender de dentro hacia fuera

Los sentimientos dan sentido a nuestra vida.

Consultamos cada vez más nuestros sentimientos más íntimos antes de tomar decisiones importantes. No obedecemos órdenes de fuera. Escuchamos nuestra voz interior.

Experiencias y sensibilidad (sensaciones, emociones y sentimientos) confluyen para proporcionarnos un aprendizaje constante en el tiempo.

Aprendiendo de dentro hacia fuera. Integrando información externa e interna para comprendernos mejor. Para vivirnos mejor. Libres para: pensar, ser y decidir.

Al tener en cuenta los sentimientos humanos, damos valor a una sensibilidad antes desconocida y temida.

Combinando razón y emoción. Rompiendo con los moldes de una educación tradicional que imponía conocimiento desde la lógica de una autoridad externa.

Trasladando a nuestro mundo interior la fuente de todo sentido y autoridad. Teniendo en cuenta con ello el mundo interior de nuestros hijos e hijas: sus sentimientos y, por tanto, sus necesidades psicosociales y emocionales.

Reeducándonos para educar desde nuestra parte más humana como única forma posible para construir un mundo mejor y más amable.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s