La otra Navidad

Estos días no todos están de celebración.

Hay personas en cuyas casas no suenan villancicos.

Hay personas que pasan sus horas en un hospital.

Y otras que no tienen el ánimo por enfrentarse a una enfermedad.

Hay personas que en su propia casa no sienten tener hogar.

Hay personas que ya no están presentes. Y otras que, estando, es como si estuvieran ausentes.

Hay personas que siendo de la misma sangre no se sienten familia.

Hay familias que están a miles de kilómetros.

Hay personas que no tienen un techo ni una comida.

Hay personas a las que no les da para festejar. Y otras que no tienen con quien hacerlo.

Hay personas que tienen que trabajar.

Porque la Navidad no va de celebraciones desmedidas, regalos, platos a rebosar y risas sin parar.

La Navidad va sobre las personas y los valores que no hacen humanos. Y estas fechas son sólo para recordarnos el foco que deberíamos mantener el resto de días al año:

Celebrar la vida cada día, dar espacio al amor que habita en el fondo de nuestro ser para actuar desde él y vivir los encuentros con quienes nos rodean desde la autenticidad y el respeto.

Teniendo presente lo que compartimos como seres humanos y los vínculos que nos unen en nuestras relaciones.

Hoy y todos los días.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s